El dolor de cuello afecta hoy en día al 45% de la población activa, así que es algo con lo que todos lidiamos en un momento u otro. Se encuentra entre las 5 dolencias más frecuentes en los Estados Unidos, y es que el 10-20% de la gente se queja de dolor de cuello.

La prevención es fundamental, y esto también concierne el dolor de cuello.

Es cierto que algunas causas del dolor de cuello no dependen de ti, como el desgaste de la edad. Pero, por otra parte, hay muchas cosas que sí puedes hacer para minimizar el riesgo de sufrirlo.

Un buen comienzo es prestar atención a cómo duermes y al efecto que esto puede tener en tu dolor de cuello.

la almohada puede reducir tu dolor de cuello

¿Duermes habitualmente boca abajo?

El hábito de dormir sobre el estómago es el más dañino para la salud y para el funcionamiento de la columna vertebral y el sistema nervioso.

A no ser que tengas un modo de respirar a través de la almohada, cuando duermes boca abajo te ves obligado a girar la cabeza hacia un lado. Esto hace que tu cuello esté torcido, y que tu columna vertebral y tu cabeza no estén alineadas, lo que provocará graves daños en tu salud. Probablemente no te darás cuenta de estos daños después de una sola noche, pero sin duda estos problemas serán cada vez más evidentes con el paso del tiempo.

Debes pensar que la parte central de tu cuerpo es donde se concentra el peso mayor. Así pues, cuando tu cabeza está girada a un lado el peso de tu cuerpo se sitúa precisamente allí, lo que hace que todo se comprima: músculos, ligamentos, tendones, articulaciones, discos, nervios, etc.

De hecho, en nuestro cuello se encuentran muchas estructuras complejas e importantes, como las siete primeras vértebras de la columna vertebral, los discos entre las vértebras, los vasos sanguíneos, los nervios espinales, músculos y ligamentos. Tener problemas en cualquiera de estas partes puede desembocar en dolor de cuello.

Quienes duermen boca abajo aplican estrés sobre esas zonas y eso acelera la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones. En efecto, algunos de los casos más graves de dolencias causadas por la degeneración de los discos de la columna se dan en quienes pasan toda la vida durmiendo sobre su estómago.

Más allá del cuello

Dormir boca abajo hace que la columna sufra: la espalda se arquea y el cuello se tuerce hacia un lado.

Poner estrés sobre el cuello significa poner estrés sobre la columna vertebral, es decir la estructura de todo tu cuerpo. Además, dado que la columna es un conducto para tus nervios, el estrés sobre la columna puede traducirse en dolor en prácticamente cualquier otra parte de tu cuerpo. ¿Has sentido hormigueo o entumecimiento, como si algunas partes de tu cuerpo se hubieran quedado “dormidas”? Ahora ya puedes comprender mejor el porqué.

La hernia discal y el confort al dormir

Uno de los mayores problemas de cuello, que seguramente no querrás experimentar, es la hernia discal. Este problema aparece cuando las vértebras de la columna se desplazan hasta el punto de romper el disco gelatinoso de su interior, haciendo que el líquido gelatinoso se filtre e irrite los nervios.

Los discos intervertebrales actúan como cojines entre las vértebras y ayudan a que la columna se doble y se mueva de forma más fluida. Con el paso del tiempo, estos discos pueden deshidratarse, volverse menos flexibles o incluso lesionarse, causando hernias o bultos.

Si sufres de una hernia discal, ¡dormir boca abajo es muy peligroso para ti! Recuerda que esta posición altera la curva natural de la columna y pone estrés sobre partes de tu cuerpo que son muy delicadas.

Problemas relacionados

La investigación científica sugiere que no solo la posición al dormir afecta al dolor musculoesquelético (incluido el dolor de cuello), sino también la calidad del descanso.

Los investigadores compararon el dolor musculoesquelético de unos 4000 hombres y mujeres sanos y sin trastornos del sueño (entre los que se incluyen la dificultad de quedarse dormido/a, despertarse antes de tiempo por la mañana o, más en general, tener un sueño que no sea reparador).

La investigación demostró que, después de solo 1 año, las personas que desarrollaron trastornos del sueño moderados o graves tenían más probabilidades de sufrir de dolor musculoesquelético respecto a quienes disfrutaban de un descanso de buena calidad.

Y es que los trastornos del sueño perturban la relajación muscular y el proceso de curación que se da normalmente durante el sueño. Asimismo, el dolor interrumpe el sueño, lo que contribuye a un círculo vicioso en el que el dolor interrumpe el sueño y causa trastornos, y a su vez los trastornos del sueño generan más dolor.

¿Cómo de relevante es este asunto?

Cuando pasas mucho tiempo durmiendo boca abajo a menudo es porque no consigues la sensación de confort que te permite quedarte dormido inmediatamente. ¿Cuántas veces has dado vueltas en la cama, moviendo la almohada de un lado a otro, abrazándote a ella para justo después lanzarla, desesperado/a por no encontrar una posición cómoda?

Estos son los típicos casos en los que terminas quedándote dormido boca abajo, generalmente con los brazos bajo la almohada y en una postura extraña, con la espalda torcida y al menos una pierna doblada con la rodilla hacia el codo.

Dormir sobre el estómago es la solución que tu cuerpo ha encontrado inconscientemente para poder dormir en una cama incómoda.

Y en realidad, si lo piensas, se puede entender el porqué. Cuando estás boca abajo tu cuerpo tiene más libertad de movimientos y de alguna manera puede darte sensación de confort, aunque solo sea una solución paliativa. Ahora bien… ¿a qué precio?

Una almohada adecuada puede reducir el dolor de cuello

La gente en general es consciente de la relevancia del colchón para dormir bien, pero la mayoría todavía no le ha dado a la almohada la importancia que tiene.

¡No cometas este error!

La almohada tiene un papel crucial en la calidad de tu descanso. Es la responsable de la alineación de la columna, y afecta a tu salud por varios motivos.

En primer lugar, tiene un impacto directo en el estado físico/mecánico de tu columna vertebral, ya que puede evitar las tensiones en los músculos y los tendones y, más en general, la inflamación de los nervios.

En segundo lugar, también afecta al confort que sientes cuando te tumbas sobre la cama. La sensación de bienestar se logra cuando la columna está bien posicionada, ¡y es en ese momento cuando tu cuerpo empieza a relajarse!

Con la almohada adecuada no tienes que batallar para encontrar una posición cómoda e incluso… por qué no, puedes despedirte de tus malos hábitos al dormir.

¿Qué significa “almohada adecuada”?

Una almohada adecuada es la que te permite alinear la columna vertebral, y esto depende de varios factores:

– tu postura para dormir: como podrás imaginar, si duermes de lado necesitarás un soporte más alto para que tu cabeza esté alineada con la columna, más que si durmieras boca arriba.

– tus medidas: un jugador de baloncesto no tiene las mismas necesidades que una chica que mide 1,60 m. Si los comparamos, incluso aunque ambos duerman de lado, por ejemplo, está claro que el jugador de baloncesto necesita un soporte más alto bajo la cabeza para asegurar la alineación con la columna. La dimensión de sus hombros, el espesor de su espalda y sus músculos hacen que sus medidas sean muy diferentes a las de la chica.

Diferentes posturas + diferentes constituciones físicas = Almohada hecha a medida

Almohada hecha a medida

Si te paras a pensar lo diferentes y únicos que somos cada uno de nosotros, con nuestras medidas, nuestros hábitos y nuestras preferencias, entenderás por qué una almohada estándar difícilmente cubrirá todas tus necesidades.

Resulta incoherente asumir que un par de zapatos no se adaptará a todos los pies, y pensar al mismo tiempo que existe una almohada adecuada para todos.

Cualquiera que haya tenido la experiencia de un producto personalizado y hecho a medida, tendrá clara la diferencia y no necesita más convencimientos.

El servicio a medida de Nightingold creará una almohada solo para ti

El proceso de creación de la almohada para cada cliente empieza por un análisis detallado de las medidas del cuerpo, la postura al dormir, las necesidades y los hábitos. El co-diseño entre el equipo de I+D y el cliente asegura un descanso nocturno de calidad y la consiguiente sensación de bienestar durante el día.

La calidad de tu descanso depende de la calidad de tu almohada. Piénsalo.

No pongas en peligro tu salud.

The brand Icon of Nightingold_The Nightingale, a bird whose lirical song is utilized as a treatment to relax

No dudes en contactarnos para pedir información o realizar cualquier otra consulta. Para ello haz clic sobre nuestro Ruiseñor.

Estamos felices de poner nuestra experiencia a tu disposición.

 

 

1 comentario
  1. Yo Dice:

    Que artículo más completo, gracias!!

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.